domingo, 28 de noviembre de 2010

Torre del Oro, Sevilla, periodo almohade, 1220-1221

La Torre del Oro es una construcción defensiva almohade de tres cuerpos, realizada en sillares de piedra en el cuerpo inferior y ladrillo en los dos superiores. Presenta los rasgos propios de un edificio claramente defensivo.
- El cuerpo inferior es un prisma dodecagonal que se extiende hasta los 20,7 ms. de altura y se corona con una galería de almenas y merlones de remate piramidal. Originariamente disponía de muy escasas ventanas, fundamentalmente las saeteras que aparecen en cada una de sus lados y a alturas diversas. Todo este cuerpo inferior, que se divide en tres pisos cubiertos con bóvedas de arista, está construido con sillares de piedra, unidos con mortero de argamasa. Al exterior, bajo las almenas, corren tres molduras paralelas. Entre las dos inferiores se dispone un friso perimetral con parejas de arcos túmidos que alojan ventanas cegadas, enmarcadas por otros arcos de medio punto.
En este cuerpo se encuentra la única puerta de la torre, en la cara opuesta al río Guadalquivir. Originariamente se hallaba a unos 9,5 ms. de altura sobre el suelo, aunque ahora queda prácticamente en rasante con la calle. Finalmente, puede señalarse que este primer cuerpo alberga en su interior otro prisma hexagonal, en el que se aloja una escalera de unos 3 ms. de anchura.

- El segundo cuerpo está constituido por otro prisma también dodecagonal , de 8.5 ms. de alto, igualmente rematado por almenas y merlones semejantes a los inferiores. En este caso, toda la fábrica es de ladrillo. Al exterior se encuentra decorado mediante arcos ciegos organizados de manera alternante: en primer lugar nos encontramos parejas de arcos túmidos; a continuación, la decoración continúa con arcos lobulados enmarcados por otros de herradura. Todos ellos se cierran mediante alfices cuyas albanegas se decoran con cerámica y van sostenidos sobre columnillas muy esbeltas. En el lado de la torre en el que se abre la puerta de acceso a este cuerpo figura, sobre el corespondiente arco de herradura, un tablero con decoración de sebka. Tradicionalmente se ha considerado que este cuerpo pertenece a la construcción original almohade. Sin embargo, tras la última restauración, llevada a cabo en 2005, se apunta la posibilidad de que sea obra mudéjar del siglo XIV.

- El tercer cuerpo de la torre es de planta circular y está constituido por una linterna cilíndrica con óculos de forma oval y rematada en una cúpula semicircular que se cubre con azulejos dorados. Este cuerpo no es obra musulmana y fue añadido a la torre en 1760.Existe una teoría (no comprobada documentalmente) de que la Torre del Oro presente una planta dodecagonal (nada común en la arquitectura islámica) por ser una interpreatción musulmana del tema clásico de la "torre de los vientos", lo que explicaría sus doce lados, orientados cada uno de ellos a un viento diferente.
El propio nombre popular de "Torre del Oro", sobre cuyo origen existen diversas hipótesis, es una clara alusión a las riquezas que se contenían en el edificio y, por extensión, en la propia ciudad de Sevilla. En realidad, tal denominación no alude más que a la proximidad de la torre a la ceca islámica en la que se llevaba a cabo la acuñación de moneda.
La Torre del Oro fue levantada en 1220-21, en los momentos finales del periodo almohade. En esta etapa la ciudad de isbiliya fue convertida en capital de Al-andalus, lo que explica la abundancia e importancia de monumentos y restos islámicos de esta época en Sevilla.

La construcción del edificio significó, por parte almohade, la culminación del sistema defensivo del la ciudad, en una época en que los avnaces del ejército castellano ponen ya en peligro la propia existencia del mundo andalusí. La batalla de las Navas de Tolosa (1212) marca el incio de este empuje rconquistador, que llevará finalmente a la toma de la ciudad por las tropas de Fernando III en 1248, sólo 27 años después de que la torre estuviese concluida.
La Torre del Oro no fue una obra defensiva planificada de forma aislada. Se trata de una torre albarrana, unida al resto de las defensas urbanas mediante una muralla que llegaba hasta ella. Nos referimos a la coracha, que se iniciaba en el Alcázar sevillano y alcanzaba la orilla del Guadalquivir. Su recorrido estaba jalonado por una serie de torres (de las cuales sde conservan algunas, como la de Abdelazis o la de la Plata), la última de las cuales era la del Oro. Con ella se pretendía extender las posibilidades de defensa de Sevilla no sólo a la propia orilla del río, rechazando posibles incursiones por barco, sino a todo ese sector de la ciudad.
.
Finalmente, cabe reseñar como una torre defensiva ha tenido, a lo largo de sus casi 800 años de historia, usos diversos, como almacen, cárcel u oficinas, hasta llegar a los momentos actuales, en los que alberga en su interior un Museo Naval.
.

1 comentario:

jesus dijo...

me parece muy interesante este tema